feria del libro 2018 1

De formación, graduada en Humanidades, especializada en Literatura e Historia, ingeniera informática, postgrado en Didáctica e innovación educativa, e investigando para el doctorado en Literatura e Historia. Traductora, editora, profesora y, por encima (o por debajo) de todo, escritora.

También, observadora minuciosa, comedora de chocolate, cuidadora de rosales, paseadora de teckels, aprendiz de fotógrafa, pintora, bailaora, madre, hija, amiga… Ahí está el brillo de la felicidad, en ese instante en el que saboreas un cuenco de arroz con leche mientras escuchas a Sting. Esa melodía, “Saint Agnes and the burning train”, me recuerda a mi padre. Sting la compuso para el suyo. Todo lo que importa.

Hasta ahora, he publicado en diversos sellos editoriales las novelas “La marca de la luna” (2014), “La pintora de estrellas” (2015), “Prométeme que serás delfín” (2016) y “Escrita en tu nombre” (2017).

Todas son como las fotografías de este lugar: una forma apasionada de mirar. Escribo porque algo me remueve. Y porque me divierto mucho. Cada vez más.

Mis referentes literarios son un batiburrillo extraño: Rosa Montero, Almudena Grandes o Marta Sanz, Ana María Matute, Joyce Carol Oates, Margaret Mazantini, Jeannete Winterson, Margaret Atwood, Ángeles Mastretta, las románticas británicas de fines del XIX…; y, entre los hombres, Eduardo Mendoza, Rafael Chirbes, Wadji Mouawad, Kafka, los realistas rusos (sobre todo, Dosvtoievski) Gregor von Rezzori…; también, volviendo muy atrás, Julio Verne, Enid Blinton, Roald Dahl, Beatrix Potter, Tolkien, Pulgarcito, Mortadelo y Filemón, Astérix y Obélix, Pato Donald y Don Miki…; y más, cada día más.

“Un libro debe ser el hacha que quiebre el mar helado dentro de nosotros” (Kafka).

(La fotografía de cabecera y del icono es de la fotógrafa Rosana que me maravilla, expuesta en https://www.flickr.com/photos/rosanacafe/28268044857/in/dateposted/ Reservados todos los derechos. Por favor, no la uses sin su permiso.)