PASEO DE LOS CANADIENSES_20mm_061119.indd

Mi quinta novela, “El Paseo de los Canadienses”, acaba de llegar a las librerías. Y podría ser otra más sobre la Guerra Civil, como decía Isaac Rosa. Sin embargo, tuve que escribirla. ¿Cómo no emocionarse al escuchar a los supervivientes de la infame “carretera de la muerte”? Sus testimonios pueblan Internet, los de quienes formaron aquella hilera como “hormigas ante el hormiguero” que decía el cirujano canadiense Norman Bethune en la carretera de Málaga a Almería, pero tuvieron la suerte de sobrevivir. Todos ellos, tan ancianos, aún seguían suplicando que les pidieran perdón. Todos ellos, décadas después, seguían necesitando que se reconociera que habían sido las víctimas inocentes del mayor crimen contra civiles desarmados de la Historia de España. Algo que la historiografía ha ocultado hasta hace muy poco.

Esta fue otra de las razones por las que tuve que escribirla: al escucharles, me sentí engañada, nunca nadie me contó la verdad de lo que había sido nuestra guerra. Mi padre, que era andaluz como “los que corrieron” y amaba tantísimo aquella tierra,  no supo nunca lo que ocurrió allí. Él también vivió engañado toda su vida. En realidad, a todos nos han ocultado la verdad.

ideas niñasPor eso yo quise dar voz a esas víctimas que sí supieron lo que fue la guerra, la mayoría de las cuales no tenían color político ni ideología, sino que solo eran tan pobres que no habían podido escapar antes y, solo cuando el miedo atroz a aquellos “moros que venían matando” les sobrepasó, intentaron huir convencidos de que, en breve, podrían regresar a sus casas, a lo que quedara de su ciudad cuando el infierno pasara.

Porque las pasiones, las miserias, las grandezas de los seres humanos siempre son las mismas, pero con esta novela yo quería entender las nuestras, necesitaba entender nuestra guerra. Entender nuestra realidad. Y fue al escribirla cuando confirmé que lo único que importa siempre son las víctimas, sean cuales sean, porque todas, absolutamente todas, son iguales.

Y quizás sea por eso también que, como dice Pilar Ramos de Frías en la cubierta: «creedme, esta es una de las mejores novelas que habréis leído en vuestra vida. Se os quedará grabada en vuestros corazones».

SINOPSIS

«Desde el exilio, Azucena, ya anciana, narra cómo ella y Martina, la nieta de la rica propietaria de una fábrica de naranjas, se con­virtieron en amigas inseparables en la llamada «carretera de la muerte». El general franquista Queipo de Llano se disponía a tomar Málaga y, sin armas ni apoyo del gobierno, los milicianos republicanos desertaron. Miles de mujeres, niños y ancianos em­prendieron entonces una huida desesperada hacia Almería por la carretera que bordeaba el mar: el hoy conocido como Paseo de los Canadienses.

Junto al emotivo y hermoso relato de amistad, un nutrido elen­co de personajes, reales en su mayoría, completan el riquísimo entramado histórico: un piloto italiano que ametralló a quienes «corrían»; el escritor y filósofo Arthur Koestler, condenado a muer­te por Queipo; el periodista canadiense que acompañó al médico Norman Bethune en el auxilio de los refugiados; una enfermera del Socorro Rojo Internacional que los atendió en Almería… Sus diferentes puntos de vista brindan al lector el caleidoscopio veraz y desgarrador de quienes vivieron aquella masacre. Esta memorable novela de Amelia Noguera nos sumerge en un episodio lastimosa­mente olvidado de nuestra Guerra Civil y presta voz a sus víctimas, unas y otras. Porque todas, absolutamente todas, son iguales.»

“El Paseo de los Canadienses”: Primer capítulo

«Dueña de una voz auténtica y genuina, es una no­velista nata, de enorme imaginación y mucho que decir. Dibuja la trágica época histórica con una fluidez narrativa que en­canta, seduce y conmueve.»

Alejandro López Andrada

(Las fotografías son del fotógrafo canadiense Nick Kenrick, la de cabecera, y desconozco el autor de la de las dos niñas).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s